10 diciembre, 2008

Las duchas ajenas

Desde hace bastante tiempo vengo notando en mí una manía bastante interesante. Pero es de esas manías que por mucho que lo intentes, no te puedes quitar de encima... No me puedo duchar en casa ajena.

Vale, puede parecer una cerdada, pero he de decir que si el calor aprieta o son bastantes los días, me acabo duchando. Pero para un fin de semana otoñal o invernal, como que no. Y no sé por qué, pero me da igual.

No me gusta ducharme en casa ajena, no puedo con ello. No es por cuestión de higiene, que una se ducha todos los días... en su casa, claro. Ni por cuestión de confianza, que tampoco me ducho en las casas de mayores confianzas. Sencillamente, no puedo. Necesito mi ducha, mi toalla, mi sillita al lado del baño... Me da muuuuucha pereza incluso utilizar los enormes baños de los hoteles. Como digo, si al final es una elección entre el olor a humanidad o ducharse, me ducho antes de que la sangre llegue al río... Pero me cuesta, horrores.

Es una más de esas múltiples manías que me atenazan, que a veces pienso lo feliz que sería yo sin ellas, pero francamente, no sería yo... Sé que algunos pensarán "qué cerdada!!", pero me da igual. Yo tengo la conciencia muy limpia, sobre todo en mi casa :P. Y además, en un rato me voy a la ducha, así que... Pero si algún día me invitáis un finde a vuestras casas... ahorraos la toalla de baño limpia, porque no pasaré por ahí...

Por cierto, tengo un nuevo gadget en el blog, uno de esos que miden cuán molón eres. Se trata de que los que seguís este blog os hagáis oficialmente seguidores... Lo dejaré una semana, tiempo más que suficiente para que todos lo ignoréis :P.

4 comentarios:

Mítico dijo...

Para que luego no digan que soy superficial, la conciencia es lo primero.

Mafalda dijo...

Pues a mí me encanta pegarme duchacas en los hoteles, o baños de esos de llenar la bañera y echar todos los botes de gel que pille...

Arwen_mge dijo...

A mí en los hoteles me importa menos, pero tampoco es que sea muy dada a ello... Yo en mi casita, la mar de feliz :P.

Mítico, la conciencia sí, limpísima, esté donde esté :P

Mítico dijo...

Eso que te llevas porque hace tiempo que la mía lleva unos lamparones que flipas