17 febrero, 2009

Operación: Cachopo del amor!

Pues sí, al final pudimos llevar a cabo con toda la pompa que merece, la llamada Operación: Cachopo del amor. ¡Y de qué manera!

Llegamos el viernes tarde a León, donde siempre es agradable llegar, y decidimos quedarnos a cenar en la casa que íbamos a okupar :P. Unas cuantas pizzas de La Competencia (una pizzería que quita el sentío) después, y unos vinitos, estábamos listos para irnos a descansar. Nuestra cama hinchable, que tanto servicio nos ha prestado, decidió morir en ese instante (ya había amenazado unos días antes...), así que echamos literalmente al dueño de la casa a la puñetera calle (o a la casa de su novia, más bien), y nos aprestamos a planchar la oreja.

El sábado, San Valentín, nos levantamos, desayunamos un pantumaca improvisado (que estaba de muerte) y emprendimos viaje a por el Cachopo. Llegamos a Gijón, encontramos el restaurante sin GPS y esto fue con lo que nos encontramos:

Los cuatro cachopos estaban de muerte, pero no fueron rivales... Cayeron en honrosa batalla, pero cayeron :P.

Cuando hicimos la digestión nos decidimos a ir hasta el puerto y demás, y quedar a tomar unas sidrinas con Dani, previo paso por la tienda de camisetas, de donde me llevé cuatro nuevecitas, jejejejejeje, a cada cual más friki, claro :P.

Llegamos a una tasca donde pedimos sidra para trés y dos cafés con leche. El amable (y borracho) camarero nos contestó que mariconadas las justas y que sólo servía sidra y orujo... Así que comenzamos tomando orujo y acabamos con dos botellas y media, teniendo que ir el camarero corriendo al bar de enfrente para no tener que reconocer que los de Madrid habían visto y ganado el órdago a la grande :P. Después de esos orujos se me ocurrió la santa idea de que me hicieran una foto con Dani... al quinto intento esto es lo que salió:


Borrosa, muertos de la risa y con los coloretes típicos del ir hasta arriba de orujo :P.

Ya entrada la noche volvimos a León, a cenar tranquilamente y a la camita.

El domingo nos levantamos vagos y nos pusimos a echar una partidita de Juego de Tronos en tablero. Por la tarde quedamos con Logui, Raquel y Paloma a tomar algo y después de cenar, volvimos a terminar la partidita :). Partida que gané yo, muhahahahahaha. De aquí a dominar el mundo, un paso :P.

El lunes era el día fijado para la vuelta, y tras una mañana de compras cárnicas, quedamos a comer cerca de la catedral, luego un cafelito (en mi caso un estupendo batido de melón), y la visita obligada a la catedral, que un viaje a León sin entrar a la catedral es como un jardín sin flores.

A eso de las 7 salíamos de la capital leonesa y emprendíamos rumbo a la capital de todas las Españas, a volver a pelearnos con los atascos, la polución y la mierda de ciudad en que nos toca vivir. Y encima toy malita, tengo un ataque de alergia y dolor de cabeza de la releche U_U.

1 comentario:

Mafalda dijo...

Qué envidia más cochina que os tengo... yo quiero probar un cachopo de esos!!!