23 abril, 2007

Sin palabras

Ayer, en un rato aburrido que tuve, inicié mi búsqueda y cotilleo de blogs. No se cómo, no se mediante qué camino, pero llegué a uno que me aterró y me escandalizó sobre manera. Lo mejor es que deje el link, y podáis verlo por vosotros mismos --> http://www.fotolog.com/ana__volvi/

Yo he tenido una amiga con bulimia. Era una compañera de facultad, buena estudiante, con un peso normal tirando a delgada, y unas relaciones familiares y afectivas normales. Y un día nos llama su madre, la han ingresado. Fuimos a verla, y parece que salió del paso, de un modo que a mí me pareció lento y lleno de dificultades, pero salió. Ahora lleva una vida completamente normal. Yo se que ese tipo de enfermedades son complicadas, nunca sales del todo, y cuesta mucho volver a la normalidad, si es que se consigue. Yo lo viví con esta amiga, pero jamás pude llegar a pensar que su caso era leve. Que ella era afortunada por conseguir salir de eso relativamente fácil.

Es estremecedor leer a esta chica. Dos años de tratamiento que no han conseguido nada. 50 kilos que ella ve como toneladas (50 kilos!!!! Es lo mínimo que te exigen para poder donar sangre, el umbral de una persona sana), odia a su familia y hay días que ingiere menos de 80 calorías. Incluso hace el firme propósito de ingerir sólo 100 calorías en tres días. Aterrador.

Y lo peor es que encuentran apoyo, con esto de internet, en otras chicas que están pasando por lo mismo. En lugar de sentirse aisladas, enfermas, solas, se encuentran apoyadas por gente que las anima a adelgazar, a matarse haciendo gimnasia o tomando laxantes. Páginas como esta http://anaytu.blogspot.com/ me dejan alucinando.

Yo nunca he tenido un cuerpo 10, sino todo lo contrario. A mí también me gustaría que la ropa de Zara me quedara bien. La diferencia es que yo jamás cambiaría las cañas con mis amigos, los momentos pasados jugando al rol con una bolsa de patatas y litros de cerveza, el salir a cenar con mi pareja, el comer la paella de los domingos, no cambiaría digo, todo eso, por una talla 38. Hay veces que me alegro de ser quién soy.

2 comentarios:

Dumorix dijo...

Qué mal está la gente, tarumbas perdidos... y lo jodío es que en realidad no tienen la culpa.

Mafalda dijo...

Amén, hermana...

Yo un día navegando para encontrar unas recetas topé con un foro de estas chicas, que se denominan "Ana" o "Mía", según sufran de Anorexia o Bulimia. Escalofriante se queda en poco. Había niñas que comían UN CHICLE al día, o una monda de manzana. Y como dice Dumorix, ellas no tienen la culpa.