20 septiembre, 2006

El Insti

De los 14 a los 18 estuve en el Instituto Simancas, estudiando la ESO (vaya mierda) y Bachillerato. Hice la rama de Humanidades puras, con mis latines y mis griegos (también estudiaba francés, no creas...). Y esa época, si he de decir verdad, no la recuerdo tan bonita. Supongo que para todos la adolescencia es un período difícil. Yo no me sentía comprendida por mis amigas, y de hecho, no creo que haya tenido verdaderos amigos en esa etapa. Sólo había gente con la que me llevaba mejor, y con los que quedaba para salir por ahí (a discotecas, cosa que nunca me ha gustado...). Eso hacía que mi carácter fuera bastante sombrío. Entre triste, por no sentirme comprendida, encabronado, porque no aguantaba las tonterías de la gente con la que quedaba, y amargado, por pensar que mi futuro sería siempre así. A parte de una tremenda soledad que me apartaba aún más de ellos.

Pero si lo miro ahora desde la distancia... tampoco estuvo tan mal, la verdad. Todos nuestros problemas se resumían en gustar al chico que nos gustaba, en aprobar en clase (yo nunca tuve ese problema) y en conseguir que nuestros padres nos dejaran llegar más tarde. Qué curiosa la adolescencia, la etapa en que parece que todo se te va a venir encima, en que eres incapaz de asumir la vida, y una de las etapas con menos preocupaciones que puedes encontrar... No se, no la recuerdo como una etapa feliz, pero ahora mismo cambiaría mi vida por volver a los 16, jajajaja. Claro, que Peter Pan puede mucho conmigo :P.

Está claro que la adolescencia es una etapa dura, tan llena de cambios, que no sabes por dónde cogerlos, y tu mente se niega a aceptarlos. No es que me gustara especialmente ser una niña, de hecho, siempre he creído que ni de canija se podría considerar que fui inocente... Pero sí que pasé una adolescencia un tanto... No se como describirla. Mi edad del pavo pasó, en lugar de entre chicos y diversión, entre ropa negra y desprecio interno a mis amigos. Fue triste, pero porque yo quise que así fuera.

En fin, otro par de fotos, para recordar esos momentos.

3 comentarios:

Paula dijo...

Has agarrado vuelo con esto del blog, me gusta y me alegra jajajaja.

Estás segura que cambiarías todo por volver a los 16? tú mismo lo describes no es un periodo agradable para nadie y pienso que sí hay otros cuando ya eres más dueño de tu vida, que pueden querer volverse a tener. Muchos años pensé en que me gustaría volver a los 13, ahora mismo... me lo cuestiono.

Arwen_mge dijo...

Ya, pero yo tengo complejo de Peter Pan, jajajaja, y sí, aunque no fuera una etapa del todo fácil, considero que era mucho más fácil sobrellevar la vida a los 16 que ahora. Y prefiero los problemas de la adolescencia a los de la hipoteca, el curro o la falta de él, los estudios, etc. Vamos, que era todo más fácil...

Paula dijo...

No me comiences con esas coooooosas... que yo las puedo continuar jajajajaja...

Anda que no jode tener profesión y no tener salida laboral jajajajaja...

Volver a los 17... esa es una canción :P