19 septiembre, 2006

Mi infancia

Bueno, pretendo que este blogg sea una especie de recuerdo y paseo por lo que ha sido mi vida a partir de ahora, y espero por lo que será en un futuro. Siempre me ha gustado escribir diarios, pero nunca he tenido la rutina para hacerlo. Quizá porque me cuesta más escribir a mano en un cuaderno que hacerlo en el PC (aunque me guste mucho más la primera opción). Y quizá también porque las opciones que te permite un blogg en internet, sobre todo a la hora de colgar fotos y demás, no te las permite un cuaderno.

Por ahora voy a colgar un par de fotos de mi infancia, en el cole. Lamentablemente son las únicas que guardo de la última etapa (hay un par de pre-escolar, pero mejor no enseñarlas, jejejeje). La verdad es que todo lo que recuerdo de mi etapa del colegio es bueno. Hubo malos momentos, como en todo, sobre todo la muerte de la madre de una amiga, que fue un golpe muy duro (mi primer enfrentamiento cara a cara con la muerte de una persona muy querida). Pero en general, sólo guardo cariño de ese período de mi vida.

Fueron 10 años compartiendo muchas horas al día con las mismas personas. Crecimos juntos, nos hicimos más amigos de unos que de otros, luego de los otros más que de los unos, se forjaron lazos que el tiempo ha deshecho, pero en general, fue una etapa maravillosa. Por las dudas, sí, sacaba buenas notas, pero no era la típica empollona, al contrario. ¡¡¡¡Dejaba copiar a mis compañeros en los exámenes!!!! Pero era más de ayudar a hacer los deberes y eso, ya sabes, da al hambriento una caña de pescar, y no un pez. También allí viví el primer amor, como todo niño, con los compañeros de clase, y tuve mis primeras peleas con la monja del colegio (yo ya apuntando maneras desde pequeñita...).

Pero en resumen puedo decir que tuve suerte. Con sus altibajos, sus golpes (como a cualquiera) y sus alegrías, fue una de las etapas más felices de mi vida. Y eso para un niño...

2 comentarios:

Paula dijo...

Recordar es bueno, muy bueno, sobre todo para personas que hemos disfrutado y nos hemos nutrido de nuestra época de infancia. No dejes de escribir, cuesta... yo siempre me atraso porque lo dejo pendiente para otro momento (o no descargo fotos y todas esas chorradas) y aunque pocos (o muchos) nos lean, por último escribe para ti, para dejar ese testimonio de lo que son tus experiencias... yo te leeré, quizás no todos los días (para que vamos a mentir) pero si con frecuencia.

Muchos besos.

Arwen_mge dijo...

Jejejeje, se agradece. Siempre que escribes algo interesa que alguien te lea. Uno, dos o cien mil personas, pero si lo haces en un lugar público agrada ser leído. Y gracias por el apoyo, no dudes que a veces, en momentos de pereza, lo voy a necesitar ^^.