06 enero, 2007

Blog-Mirona

Bueno, bueno, ya están aquí los Reyes, y al final no fui tan mala porque me trajeron regalito ;).

Pero hoy quería comentar otra cosa. Me he dado cuenta de que soy una Blog-Mirona. Me explico. Ahora casi todo el mundo escribe un blog, y todos conocemos a un par de personas, a tres o cuatro, incluso más, que escriben blog. Yo me paso habitualmente por los blogs de los amigos, escribo comentarios, los leo, a veces recuerdo, río, tengo nostalgia... No es por eso por lo que me considero Blog-Mirona. Pero hoy me he dado cuenta que sigo con absoluta persistencia el blog de un chaval al que no conozco de nada!!!!

Llegué a él a través del blog de una antigua compañera de facultad. Es un chaval que acaba de cumplir 19 años, de Madrid, que escribe sobre esas cosas que a todos nos pasan por la cabeza a los 19 años. Como digo, no lo conozco de nada, nunca he hablado con él, jamás le he visto. Y sin embargo, no puedo pasar sin mirar su blog diariamente. Pero lo peor no esto, no. Lo peor es que luego visito los blogs de sus amigos linkados en su página!!!! Soy una absoluta Blog-Mirona!!!!

No se si debería hacérmelo mirar, la verdad. Leer las intimidades, los pensamientos de gente que no conoces te produce una extraña sensación de familiaridad. Una persona con la que no tengo nada que ver ni en sexo, ni en edad, ni en aficiones, ni en estilos, nada, está pasando ahora mismo por las situaciones por las que yo pasé hace años, piensa, vive y sufre lo mismo que yo pensé, viví y sufrí. Me gustaría poder decirle que no se preocupe, que lo que le sucede se pasa con la edad, pero no estoy segura de eso. A veces aún me siento anclada en los 19 años...

Siempre pensé que quien hacía un blog tenía un puntito exhibicionista, incluida yo misma. Escribes de cosas íntimas, sabiendo que alguien al otro lado te puede estar leyendo, y puede estar conociéndote mejor de lo que dejas que la gente lo haga habitualmente. Por tanto, supongo que a Cueshla no le importará que yo lea su blog. Pero aún así me siento como una extraña espía, como una Mirona que penetra en los secretos que no debería conocer. Y si he de decir la verdad, no me gustaría conocer nunca a este chico, no me gustaría entrar en su círculo. No se por qué, supongo que en el fondo el ser espía, el saber sin que se sepa, el leer sin que nadie sepa que lees es lo que realmente tiene encanto.

Bueno, creo que se me ha ido la oya en este día de Reyes. Disfrutad todos de vuestros regalos ;).

1 comentario:

Mafalda dijo...

Yo también me confieso Blog-Mirona. Si bien no ahora que voy más corta de tiempo hubo una época (un año) donde como trabajar, trabajaba bien poco (en la cueva de los malosos) me pasaba el día en Internet.

Hay verdaderas joyas entre los blogs, algunos que hasta crean adicción, como el de Mirta Bertotti o uno tremendamente infantil pero divertidísimo que era el de Covadonga Borbón (Diario de un Feto Regio). Esos no fallaba un día sin que me pasara por allí.

Si la gente no quisiera ser leída no tendría un blog. Escribiría en un cuaderno Moleskine en su casa y lo guardaría en su estantería. Pero tod@s tenemos un puntito de exhibicionismo y si nos gusta escribir, nos gusta que nos lean...