17 enero, 2007

¿Tanto tiempo ha pasado?

El otro día leía un blog (ya dije que soy adicta) en el que un chico recordaba sus muchos años como master. Yo siempre me he considerado novata en esto de los juegos de rol, quizá porque la gente que me rodea empezó a jugar con el D&D Primera Edición en Inglés. Pero me he dado cuenta, en uno de esos pensamientos tontos que te vienen a la cabeza, que ya llevo 8 años jugando al rol, lo cual no es una cifra pequeña. Y que a lo mejor ha llegado la hora de dejar de considerarme novata...
Además, aunque nunca jugué al D&D primera edición (bueno, en realidad nunca jugué al D&D excepto una partida un tanto desastrosa), sí que he jugado a un montón de juegos más, la mayoría malos o con grandes carencias. Yo soy de la segunda generación, de los que empezaron a jugar con Vampiro y Mundo de Tinieblas, allá por finales de los 90. Y tuve (y tengo aún) que sufrir su sistema, jejejeje. Pero es uno de los juegos con un trasfondo más atrayente. ¿Quién no ha querido ser un vampiro alguna vez?
Todos estos pensamientos me han llevado a darme cuenta de que mi vida comenzó en la facultad. Sí, casi todo lo que me gusta hacer (menos la música y la lectura), lo comencé en esos años. Ahora no me puedo plantear mi vida sin el rol por ahí, tanto de jugador como de master (en menor medida :P), pero hasta que conocí a Jesús no sabía nada de rol... La verdad es que sólo por la gente a la que conocí y lo que ha traído a mi vida, mereció la pena la facultad (ya que en cuestiones laborales no es que me haya servido de mucho...).
Volviendo al rol, ahora mismo estamos con tres juegos a la vez, Vampiro por foro, Alatriste cuando los exámenes me dejen preparar partida, y vamos a comenzar con Juego de Tronos, a ver qué tal. Y se aproxima una de D&D (ojalá), a ver si me quito la espinita de una vez y puedo jugar con mi elfo ladrón, jejejejeje.
Me gusta el rol por el mismo motivo que la lectura, porque me permite ser lo que en realidad no soy. Me permite ser honorable, justo, sabio, valiente, guerrero, elfo, y tantas otras cosas. Habrá gente que piense que estamos locos, bueno, también lo decían de tantos genios... Sólo los ignorantes tachan de locura lo que no entienden. Aunque no se puede negar que hay mucho gilipollas suelto, y mucho tonto que se flipa, y "te ataca con las garras". Pero afortunadamente (o eso espero), son los menos.

6 comentarios:

NiñoGusano dijo...

En el rol como la vida...nadie es experto, solo menos nuevo.

Ásí hasta que un día te dás cuenta de que eres "perro viejo" y sigues sin saber nada salvo reglas nada más. Por lo demás sabes lo mismo que el primer día.

Para mi ese es el encanto.

Dumorix dijo...

La de D&d tardará un poco, pero llegará, ¡prometido!... la campaña ya la tengo, solo me falta tiempo para prepararla.

Arwen_mge dijo...

Te haría la ola, pero no puedo :p. Ahora en exámenes se que es difícil (yo soy la primera que ha dicho que nada de aventuras hasta que acabe), pero en marzo no te libras :P.

Parmenio dijo...

El rol es algo q lo que empecé a hacerle caso a base de oíros hablar. Sin embargo, había ya jugado a rol anteriormente sin saberlo, en juegos de mesa como Hero Quest o Cruzada Estelar (algo en menor medida). Si bien desde el día que supe de la existencia de EO he tenido clarísimo que quería jugar.

Aquella partida en Madrid, en tu casa, fue ya el detonante. Ahora se me hace poco la partida, jeje

Mi nueva ambición es conseguir reunir aquí, un grupito "serio" con el que jugar, alejando a los flipaos lo máximo posible. Y poder acabar creando mis propias partidas, aunque eso lo veo más alarga distancia porque aún considero que intenatr crear una partida es algo que anda a unos cuantos años luz de distancia para mí.

Arwen_mge dijo...

Parmenio, eso que tratas de conseguir es lo más difícil, te lo digo desde ya. Conseguir un grupo relativamente fiel, que quiera jugar, que no prefiera salir de marcha, ligar o rascarse la uña del pie, que se comprometa y no quede solo "como último recurso", pfffff, es lo realmente complicado.

Como dice el niñogusano, en este tiempo me he dado cuenta que conozco muchas reglas, y esa es la parte fácil. Te cogerás el libro, jugarás y te aprenderás las normas. Lo difícil viene luego, en el jugar y en con quién jugar.

Parmenio dijo...

Todo se andará, no hay que perder la zanahoria que va delante del caballo, digoooo, la esperanza :P