03 marzo, 2008

Cómo estirar una idea

Pues sí, eso es lo que he pensado cuando he terminado Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, en versión inglesa. He sentido una profunda decepción con este libro, pero es algo que se veía venir, al menos desde el cuarto libro. Estas cosas pasan siempre cuando el autor no es un auténtico escritor, sino que tiene una idea feliz y trata de estirarla y estirarla para sacarle el mayor beneficio posible.

Harry Potter y la Piedra Filosofal fue una idea fantástica, un libro maravilloso, mágico sin duda, el libro que yo hubiera matado por poder leer a los 10 años. Lleno de lugares comunes sí, el típico niño maltratado que luego descubre la maravillosa verdad, un "ceniciento" moderno como tantos otros. Pero esa fórmula nunca falla, y me parece estupendo que sea así. El problema viene después, cuando de una idea estupenda tratas de sacar siete libros... pues pierde su calidad original. Eso lo hemos visto muchas veces, en Dune, sin ir más lejos, o en la Fundación... Cuando un escritor no tiene claro en su mente el inicio y el final de la historia, lo que sucede siempre, siempre, es un fiasco.

Hace una semana comencé mi lectura anual del Señor de los Anillos... y se nota. Se nota la calidad, la sinceridad del autor, el que me quiera contar algo en lo que lleva pensando mucho tiempo, toda su vida. Una historia cerrada, completa, cuyos actos iniciales tienen consecuencias en el final del libro. No se escapa nada. O Canción de Hielo y Fuego, un maravilloso ejemplo de cómo hacer malabares con un mundo entero...

Pero Harry Potter no es así, Harry Potter es una auténtica tomadura de pelo... Cuando después de 7 libros necesitas que venga un personaje y explique todo lo que ha pasado y su significado a 20 páginas del final es que algo está fallando. Si el lector después de haberte dedicado el tiempo necesario para leerse siete obras tuyas necesita que venga un personaje y le haga un resumen, es que eres un chapucero. Y una chapucera es esta señorita, que será la más rica del Imperio, pero nos ha tomado el pelo a muchos... Es una sensación de desasosiego, de aburrimiento, de astío... ¿por qué todo el mundo quiere vivir del cuento sin trabajar en lo más mínimo? ¿Por qué esta señorita ha tenido los santos cojones de editar una bazofia semejante y llamarlo libro? En serio... es que es muy malo...

Re-visionando las cinco pelis me he dado cuenta de que no es que haya flecos en toda la historia que la autora pasa de resolver... es que con ellos se podría hacer una colcha de cama!!!! Mil puntos que quedan en el aire, mil frases que dejan entrever quizá cosas que luego sencillamente son olvidadas... Por no hablar del hecho de que las cosas suceden cada vez que Harry las necesita... Es decir, ¿que necesitas el objeto X en el sexto libro, que es algo de vital importancia? No te preocupes, está en Hogwarts a tu disposición, sólo que se nos había olvidado comentártelo antes...

Tengo los 7 libros, los he leído, me gustaban mucho al principio, muchísimo. Tengo las cinco pelis, iré al cine a ver las dos que quedan y probablemente me las compre en DVD, porque soy así de gilipollas, me gusta terminar las colecciones. Pero lo que esta mujer se merecen es que la lapiden con esa cosa que ella llama "final de una historia"... ¡¡Pero si nisiquiera se digna a contarnos el final de los personajes!! Se lava las manos con un bonito "Diecinueve años después"... Pero so capulla, ¿tú has visto que Tolkien deje de contarnos la coronación de Aragorn como rey de Gondor y nos diga sólo que le coronaron y que tuvo dos hijos? No, porque eso sería hacer lo que tú has hecho, folletín barato. Y el señor Reuel escribió un pedazo de libro, el mejor libro.

En definitiva, que cada día da más asco el mundo de la literatura. Parece que a cualquiera le publican un libro si sabe exactamente qué y cuándo chupar... La culpa es mía por no leer en digital y darle dinero a esas bestias... pero qué se le va a hacer, amo la literatura, aunque esté podrida.

2 comentarios:

Solitaire dijo...

Hola:

La literatura actual es un producto de consumo más y como tal se vende. Sin duda, hay literatura de gran calidad, aunque no es el aspecto más importante; lo importante es que genere cuantiosos beneficios así sea pésima aquella (y la publicidad hará cuanto sea posible para que esto ocurra).

Saludos.

Dumorix dijo...

A mi también me gustó la trama del primer y segundo libro. Es la historia de siempre pero con matices nuevos.
Cuando vi que la fama de la autora empezaba a tomar tintes apocalipticos ya sabía yo que hasta ahí hbíamos llegado.

No he leído los últimos libros, vi las pelis en el pc y eso haré con la última pero sí, es una decepción bastante grande lo de esta señora.