22 febrero, 2007

El fin de una Era

Hoy he sufrido un shock, hace escasas horas. Iba a entrar en una página web en la que más o menos asiduamente voy entrando desde hace dos años, y no estaba ahí. Error, la página solicitada no está. Se fue, se acabó, terminó una era. Sí, me refiero a eso en concreto, Guaranpis ha caído. Aunque sólo las partidas de mi@. Todas las partidas de mi@.

Es extraño, porque desde hacía muuuucho tiempo no jugaba activamente a ese juego. Sólo mantenía un personaje en G4, cosechaba y poco más. Inclusó me casé y pronto quedé viuda. Desde hacía unos meses apenas entraba. Pero hoy ha sido un shock. Es la crónica de una muerte anunciada, pero me había acostumbrado a que, cuando me aburría, entraba en G4, cosechaba, conquistaba algún feudo, movía alguna tropilla. Y sobre todo revisaba la clasificación. Cada vez había menos nombres, pero aún quedaba algún conocido. Y recordaba. Recordaba esos tiempos en que dormía tan sólo 4 o 5 horas para poder hacer más turnos. Las guerras, el Papado, los globales, el roleo en bodas, las historias de amor (hubo tantas!!!!!), Paris Lautrec, Adela, Gilthanas, Valdomero, Amurabi, Alazais, Vorn, Rastor, Don Juan, Worgart (no me pidas que escriba el apellido :P), Kull... y tantos otros nombres que ahora no es momento de citar porque se haría un post eterno. Y cómo no, Damián Alejandro. Le odio, sí, pero sin él, no hubiera sido tan divertido, no hubiera pasado tantas horas escribiendo globales, luchando por la ortografía, por un juego más limpio... Todos los héroes necesitan su némesis para existir, y sin Damián Alejandro mis personajes no hubieran sido como fueron. En el fondo, tendré que agradecérselo. Y también agradecerle que gracias a su estupidez y egoismo conocí a muchas otras personas, Aben por ejemplo, que me ayudaron en la lucha (sin contar a todos los anteriormente descritos).

Mención aparte merece G5 y la Tierra Media. Qué decir de esa época. Poder jugar, al fin en el mismo bando, con todas las personas que me eran más queridas y apreciadas. Es una tontería, lo se, pero ser líder de ese gremio, con mis dos apañeros, nos demostró que al menos en un juego, podíamos hacer grandes cosas. Nunca fue un gremio especialmente temido por su poder militar, pero de lo que sí estoy segura es que fue respetado, muchísimo. Nunca entramos en una guerra, porque entre los tres, podíamos solucionar las cosas hablando. Y lo que es más importante, toda la gente que nos seguía, creía en nuestro proyecto. Como digo, sólo era un juego. Pero no, en realidad no era sólo eso. Era una idea, un objetivo, y aunque a pequeña escala, la gente se identificó con esa idea, y nos siguió. Recuerdo especialmente un momento, una fusión con un gremio de saqueadores. Estoy segura que en más de un momento nos emocionamos de la respuesta de la gente que jugaba a nuestro lado. Y por supuesto, los gremios amigos, que siempre estuvieron también ahí.

En fin, una era se acaba. Definitivamente, Guaranpis ha terminado. Aún sobrevive en partidas de pago, pero ya no es lo mismo. Ya no están mis siempre queridos galos, los templarios, la Tierra Media, los arcanos y tantos otros. Ahora sólo es una sombra. Fue bonito, la verdad, unos grandes momentos.

Y por supuesto, siempre nos quedará París.

2 comentarios:

Dumorix dijo...

aish... que recuerdos... Worgart el Desmemoriado y París... El Danés y sus saqueos... Dumorix y su cruzada utópica.
Un gran juego sin duda... veremos a ver si se recupera algun día.

Paula dijo...

Uf que recuerdos, realmente me pongo nostálgica al leerte.

Le debo mucho a Guaranpis, a parte de las horas y horas de entretención, le debo haber conocido a gente maravillosa que hoy por hoy me sigue acompañando.

Besos amiga, y sí... Siempre nos quedará Paris!